Si quieres contactar con los administradores del blog, nuestro correo: admgl2000-degustandobarcelona@yahoo.es
Blog sobre Barcelona con opiniones de restaurantes, bares e informaciones diferentes sobre nuestra ciudad. Ayúdanos con tus comentarios opinando sobre los sitios que hayas visitado o recomendaciones que creas interesantes, así como datos o lugares a añadir o modificar en nuestras listas, que iremos actualizando con vuestras aportaciones. Para cualquier duda o información adicional contacta con nuestra dirección de correo electrónico si prefieres hacerlo de forma privada.

SlowMov

martes, agosto 22, 2017

Nombre: SlowMov
Dirección: C/ Luis Antúnez, 18 {MAPA}
Teléfono: 936.672.715
Horario: Martes a Viernes, 9 a 18h.; Sábado 10 a 14:30h
Página Web:   {Web}

En nuestra búsqueda de cafeterías especializadas que ofrezcan un buen café encontramos este local que actualmente prolifera en Barcelona donde básicamente sirven buen cáfe preparado de muchas formas. Aparte de tostar su propio café, encontramos una serie de productos a la venta basados en una filosofía que prioriza el trabajo lento y bien hecho frente a la rapidez. Si queréis conocer más en su página web lo explican mas detalladamente.



Como decimos, SlowMov, es muchas cosas, pero lo que nosotros aquí valoraremos es en su vertiente de cafetería. El local es amplio, aunque no tiene muchas mesas. Básicamente una central donde compartir con otros, y algunos taburetes para tomarlo allí. En el local predominan los colores claros, con madera y piedra de un rústico contemporáneo que te invita a relajarte. En la mesa central podemos ver algunos de los dulces que tienen, aunque no se ven muchos y en su carta no parecen tener mucha variedad. Sobre los cafés y bebidas, ya es otra cosa. Lo podéis ver en la foto adjunta.




Sobre el café que es lo que probamos en el local, muy bueno. Tomamos un Flat White (2,5€), parecido a un capuccino pero donde predomina el café sobre la leche ya que varia la proporción, y también probamos el Cold Brew (2€), un café infusionado lentamente en frío durante horas y que mantiene todo el sabor del café a diferencia de cuando pedimos un café con hielo. Como decíamos, y sin ser unos "expertos" en café, si notas una gran diferéncía respecto a la mayoría de bares y cafeterías. Vale la pena probarlo.

En definitiva, un muy buen lugar para tomar un muy buen café preparado por baristas. Muy recomendable.



A favor: El café
Indiferente: 
En contra: 

Gasto por persona: 2,25 € (1 flat white, 1 cold brew)
Fecha y hora: Miércoles, 15:00 16-Agosto-2017
Ocupación: Semivacio, entraron para llevar

Calidad servicio: Muy amables
Comida: Café, algún bocadillo y algo de pastelería
Tipo Comida: Cafetería
Ambiente: Madera, claro, rústico contemporáneo.
Ambiente Musical: Música ambiental relajada


Puntuación Global: 7,13 sobre 10
Ambiente: 3,25/5 Comida: 3,75/5 Servicio: 3,5/5 Calidad/Precio: 3,75/5

0 comentarios :

El Dorado Chicken

lunes, agosto 21, 2017

Nombre: El Dorado Chicken
Dirección: Balmes, 122 {MAPA}
Teléfono: 632.629.629
Horario: Todos los días de 13:30 a 22:45 h.
Página Web:   {Web}

En esta ocasión el local que nos ocupa, y parafraseando su propia carta, es un restaurante de "cocina peruana y pollos a la brasa, un clásico peruano". Con esta definición queda claro entonces lo que nos encontraremos. Comida peruana sencilla, con algunos clásicos de su gastronomía además de pollos a la brasa. Básicamente platos sin complicaciones y por lo general abundantes.

Siendo su ubicación en el centro de Barcelona, en pleno barrio del Eixample, nos resulta sorprendente este estilo de cocina ya que no sabemos bien a que tipo de cliente pretende atraer. No es una zona de mucha inmigración, mas bien está cerca de zonas turísticas, pero tampoco es un lugar muy transitado por estos, y respecto a los barceloneses que pretendan probar una comida diferente a la propia, tampoco es un lugar que ofrezca mucha variedad aparte de su sencillez.

Una de sus ventajas es que su cocina es ininterrumpida, por lo que en su amplio horario podrás comer a diferencia de los de la mayoría de restaurantes de la ciudad.

Al llegar al local, lo primero que vemos es una gran barra que también ejerce la función de bar. En un lado también hay mesas para comer, pero a nosotros nos llevaron al fondo donde hay un salón preparado solo para comidas. Al entrar no había nadie en el salón, y al acabar nuestra velada si estaban algunas mesas ocupadas, mayoritariamente por turistas, aunque tal vez por la hora, la ocupación era mas bien escasa.



El lugar es sencillo, mesas de madera con salvamanteles de papel y alguna decoración más. Una vez nos traen la carta podemos ver como encontramos entre los primeros cebiches, anticuchos, leche de tigre, papas a la huancaina o salchipapas entre otros. Como segundos encontramos arroz chaufa, chicharrón, frijoles y pollo a la brasa ofrecido por tamaños y con la opción para llevar. También tienen sandwichs y hamburguesas. De postres andan algo justitos, y destacar que entre las bebidas podemos encontrar pisco sour, un cocktail con el aguardiente típico de Perú.

Nosotros pedimos pensando en compartir, yuca con huancaina (6,5€), básicamente una yuca frita en harina con una salsa huancaina aparte, plato sencillo y la salsa nada del otro mundo, parecía artificial; y cebiche de pescado (13€), el plato mas rico, un cebiche tradicional de buen sabor, y abundante. De segundo pedimos chicharrón de cerdo (12€) y alitas broadster (9€), ambos platos básicamente carne frita, con acompañamiento de patatas, yuca y calabaza, en cantidades generosas. Para beber un agua y caña de cerveza.

Comentar que dejamos comida, en parte por saturación de repetición de sabores (los acompañamientos de los platos se repiten), en parte por que es bastante cuantiosa. No pedimos postre por que no nos llamaban la atención, pero sobre todo porque estábamos llenos.

El servicio fue correcto, aunque variaba la persona que nos atendía, y en general iban rápidos. Comentar que nos trajeron prácticamente todos los platos a la vez, a diferencia de lo que es habitual en nuestra cocina de espaciar los primeros de los segundos.

Por último, y como valoración, decir que es un lugar para llenarse, correcto en cuanto a sabores, eso si, sin mas pretensión que comer algo de otra gastronomía diferente pero muy sencillo. Seguiremos buscando un buen cebiche, aunque el que nos ofrecieron sinceramente cumplió



A favor: 
Indiferente: Raciones generosas
En contra: 

Gasto por persona: 22,15 € (4 platos, 1 cerveza y 1 agua)
Fecha y hora: Martes, 20:00 15-Agosto-2017
Ocupación: Vacío, se ocupó alguna mesa mas

Calidad servicio: Variado (amable o serio) según quien atendiera, pero correcto en general
Comida: Platos abundantes, sencillos en general
Tipo Comida: Peruana
Ambiente: Local amplio, sencillo
Ambiente Musical: Música animada no muy fuerte 


Puntuación Global: 5,96 sobre 10
Ambiente: 2,75/5 Comida: 3/5 Servicio: 3,25/5 Calidad/Precio: 3/5

0 comentarios :

Casa Xica

martes, mayo 09, 2017

Nombre: Casa Xica
Dirección: C/ De la França Xica, 20 (Barcelona) {MAPA}
Teléfono: 936.005.858
Horario: Martes a Sábado, 13:30 a 15:30; Lunes a Sábado 20:30 a 23:30
Página Web:   {Web}

 Visitamos este local en el barrio del Poble Sec en Barcelona. Un pequeño restaurante, cuyo aspecto se asemeja mas a un viejo bar reformado, ya que solo entrar vemos la barra, y en los extremos es donde podemos ver las mesas ya que el local es estrecho y alargado. El aspecto es bonito, aprovechando las paredes de piedra y jugando bien con la iluminación (fuimos de noche) y la decoración. Eso si, las mesas son demasiado pequeñas, asemejándose mas a lo que serían mesas de cafetería.




Casa Xica, que así se llama, ofrece una cocina de tintes asiáticos con toques de fusión. Su carta es una serie de platillos donde no hay primeros ni segundos. Según nos explico la persona que nos atendió, recomiendan elegir tres platos por persona y compartirlos. Así que obedientes decidimos elegir en total seis platos para compartir. Aunque el local no es muy grande y cuando llegamos apenas estaban ocupadas un par de mesas por algún motivo no tenían suficientes cartas y solo nos entregaron una para pasado un rato traernos otra que ya se había desocupado. También nos trajeron la carta de vinos. Comentar que la atención por parte del servicio fue bastante amable y cordial aunque iban un poco perdidos con la recomendación para los vinos y lo solucionaron dándonos a probar un par que ya tenían abiertos. Elegimos un vino afrutado que no nos pareció nada del otro mundo y cuyo nombre ya olvidamos. Solo recordamos que era de proximidad y ecológico según nos explicaron y que costo 20 euros.

Respecto a la comida valorar que el producto y el cocinado es bastante correcto, con luces y sombras en la variedad de seis platos que seguidamente comentaremos, pero desgraciadamente a nuestro entender hay un serio problema en el concepto de comida para compartir. Los platillos son de cantidades muy escasas, como si de un menú degustación de varios platillos se tratara, solo que esos seis platillos según el concepto de sus dueños son para que coman dos personas.




Los seis platos fueron estos: Caballa curada, caviar de tomate y crema cítrica de aguacate (10 €), el plato que más nos gustó y que acompañamos con una foto (no es el plato que comimos sino una sacada de la web); Toro de atún salvaje, praliné de avellanas y ciruela (16 €), escasísimo y con sabores tan atenuados que apenas notamos el praliné y las ciruelas; Gyozas de vieira con salsa yuzu picante (12 €); contienen cuatro unidades, correcta de sabor y bien elaborada, la salsa poco picante, no repetiríamos; Fideos de soja verde, tobiko, curry y corvina (13,5 €) el otro plato que recomendaríamos respecto a sabor y texturas; Presa ibérica con salsa de ostras y mango (13 €), no sabemos si es un problema de la salsa de ostras o la elaboración pero estaba salado, la cantidad era mínima y el mango ni se notaba por el exceso de sal; y finalmente Cochinillo crujiente estilo Hong Kong (14€), también problema con la sal, aunque no tan excesivo como el plato anterior, un cochinillo algo reseco con un pan blanco sabroso y que contenía cuatro pequeñas unidades.

Para finalizar tomamos un par de postres que nos "cantaron" entre la variedad que nos ofrecieron (no se porque no trajeron carta de postres para poder ver también los precios). Un postre de chocolate que no recuerdo su nombre, y una panacota. Nada destacable, siguiendo su tónica de tamaños pequeños y que costaron por encima de los 6 euros cada uno. Acompañamos la cena con un poco de agua aparte del vino.

Y así llegó el momento de la cuenta. Ni mas ni menos que 112,10 euros. Con esa sensación que te queda de haber desperdiciado una velada que esperábamos fuera mucho mejor y con hambre todavía (si, después de salir fuimos a convertir nuestra "micro cena" en cena por los alrededores). Obviamente no es un lugar al que volveremos. Conocemos lugares que nos gustan mucho mas en ese rango de precio, que nos gustan mucho mas en ese concepto de platillos degustación, y que nos gustan mucho mas trabajando comida de tintes asiáticos.



A favor: 
Indiferente: 
En contra: Cantidades minúsculas en los platillos para compartir

Gasto por persona: 56,05 € (6 platillos para compartir, agua, vino y 2 postres)
Fecha y hora: Sábado, 13:10 29-Abril-2017
Ocupación: Poca gente al llegar, se fue llenando paulatinamente

Calidad servicio: Bastante amable
Comida: Cantidad irrisoria aun siendo concepto platillo, buen producto.
Tipo Comida: Asiática, fusión
Ambiente: Antiguo, cálido, pequeño, estrecho.
Ambiente Musical: Música ambiental volumen muy bajo


Puntuación Global: 4,92 sobre 10
Ambiente: 2,5/5 Comida: 3/5 Servicio: 3/5 Calidad/Precio: 1/5

0 comentarios :

Mian

Nombre: Mian
Dirección: C/ Girona, 49 (Barcelona) {MAPA}
Teléfono: 936.817.829
Horario: Todos los días de 12-16 h., Miercoles a Lunes 19:30-20:30
Página Web:   {Web}

 Restaurante asiático con variedad de Dim Sums, Dumplings, Sopas de fideos, Woks y varios platos más de cocina oriental. El concepto es de pequeños platillos (algunos no tan pequeños como las sopas) con la idea de compartir a modo de tapa tradicional pero en este caso con elaboraciones de la gastronomía china. En su web y tras probar sus platos no lo dudamos, mencionan que elaboran artesanalmente sus productos, como los dumplings, fideos, etc... Como curiosidad destacar que tienen una pizarra con su "top de los platillos mas vendidos".

El local es amplio, y aunque la decoración es sencilla, cumple con la premisa de comodidad y pulcritud. El servicio es exquisito, muy atento. Te atienden con una sonrisa. La verdad da gusto a veces sentir un trato así, además nada invasivo. Lo valoramos especialmente porque desgraciadamente no es algo muy habitual.

Comimos 6 platillos para compartir: Costillas Xiangsu (2,95 €), sabrosas pero al ser prácticamente hueso y rebozado perdían sabor, Guotie relleno de Cerdo (3,75 €), ricos tambien; Combinado de Dimsum (4,75 €), variedad de 3 dimsums que tienen en su carta, también sabrosos; Tostada de Langostino (3,95 €), sorprendente uso del pan de molde y también sabrosa; Zhu Pao al jengibre (6,95 €), acompañada de un pan chino que desconocíamos como si estuviera sin freír, es una bola de cerdo deshebrado especiado con toque de jengibre, y por encima su piel frita; y por último Supa La Mian de Ternera (5,75 €), un enorme bol de sopa de fideos con ternera, también muy rica, con un intenso sabor a cilantro, y una carne muy tierna. Con el bol de sopa te traen dos pequeños bols para que cada comensal se vaya sirviendo. Muy buena idea siendo el concepto para compartir.

Por último pedimos su Surtido de Te Verde Matcha (4,25 €), que contiene helado de Te Verde, Tiramisú de Te Verde y Trufas de Te Verde. Muy rico también. Para beber dos aguas y un botella de vino tinto de la casa, económico y aceptable.

Lugar curioso para probar algún que otro plato no habitual a nuestra gastronomía, tranquilo y cómodo. Su comida está bien elaborada y se nota fresca. Destacar la amabilidad del servicio. El precio adecuado a lo que ofrecen. Disponen también de menús mediodía entre semana.



A favor: Amabilidad
Indiferente: 
En contra: 

Gasto por persona: 20,70 € (6 platos para compartir, 1 postre para compartir, vino, 2 aguas)
Fecha y hora: Sábado, 13:50 7-Mayo-2016
Ocupación: Vacío al llegar, se ocuparon la mitad de las mesas

Calidad servicio: Muy amable
Comida: Platos para compartir
Tipo Comida: Oriental china
Ambiente: Mesas madera, sencillo, agradable
Ambiente Musical: 


Puntuación Global: 5,88 sobre 10
Ambiente: 2,5/5 Comida: 2,75/5 Servicio: 4/5 Calidad/Precio: 2,75/5

0 comentarios :

Lluerna

miércoles, septiembre 07, 2016

Nombre: Lluerna
Dirección: Rafael Casanova, 31 (Santa Coloma de Gramenet) {MAPA}
Teléfono: 933.910.820
Horario: Martes a Sábado de 13:00 a 15:30 y 21:00 a 23:00
Página Web:   {Web}

 Posiblemente quien llegue aquí busque una opinión o reseña del restaurante que ocupamos en este post. Y si, lo valoraremos, pero también será un alegato a lo que pensamos de las famosas estrellas Michelín, y por simbiosis, de una gran cantidad de páginas webs que otorgan merecimientos, o certificados de excelencia.

Obviamente este preámbulo viene por que el restaurante a día de nuestra visita mantiene una estrella Michelín otorgada ininterrumpidamente desde el año 2013. Y eso viste mucho sobre todo cuando era nuestra primera visita a un restaurante galardonado con esta distinción. Ademas el chef había tenido algún tipo de relación profesional con el mítico "El Bulli" de Ferran Adria. Como no, las expectativas son elevadas una vez conseguimos mesa, en esta ocasión para cuatro personas, con un plazo creo recordar de mas de un mes hasta conseguir la preciada mesa libre. Así que ya tenemos todo, la estrella, el Bulli relacionado con el restaurante, y una larga lista de espera lo que denota que el restaurante despierta mucho interés.

Y llego el día. El local no es muy grande, o mejor dicho, no disponen de muchas mesas. No las contamos, pero en total deben de ofrecer como mucho servicio para entre 20 o 30 comensales. Las mesas son amplias y separadas unas de otras. Decorativamente es minimalista, sobrio, nada que objetar si consiguen que la comida te traslade. Enfatizar la estrechez del cuarto de baño, incomodísimo y nada acorde con el lugar.

Una vez sentados, nos decantamos por su menú Presentación. Disponen de uno Degustación, mas económico, y del menú Lluerna, mas caro que simplemente se diferencian entre ellos mayoritariamente por el número de platos que sirven ya que entre menús se repiten bastantes.

Para beber nos dejamos aconsejar por la sommelier, quien nos recomendó un rioja Tentenublo blanco para acompañar la comida, y ciertamente nos gustó. Nos pareció una buena recomendación.

Pero llegamos a lo importante. La comida. El menú Presentación enumerando sus platos consistió en:


-Mojito solido
-Oliva Gordal rellena de Campari con naranja
-Espuma de bacalao con miel
-Pepino, jurel marinado y piparra
-Guisantes del Maresme con jugo de sus vainas
-Arroz de gambas de playa
-Pescado de playa (rodaballo), verduras de temporada y aceitunas
-Paletilla de cochinillo ibérico marinada y ensalada de anisados
-Cremoso de queso de cabra, yogurt, remolacha y frambuesa
-Coulant de avellana, albaricoque y maracuyá
-Coca de chicharrones
-Chupito de infusión de canela con brandy
-Bombón de mojito


Antes de los postres, pero no incluido en el precio, te ofrecen quesos, que optamos por no probar.

Sin hacer mucho hincapíe en los detalles, y a modo resumido sobre lo que comimos, nos decepcionó bastante. Comida con falta de sal en algún plato, repetición de la misma idea y producto (exceso bacalao, vinagres y ácidos en varios platos). Tal vez su intención era buscar el sentido, pero cuando varios platos parecen repetir la misma fórmula, rompen la idea de lo que debería ser un menú "degustación" donde el contraste debe estar también entre los platos, cosa que no ocurre aquí. Mencionar que el producto, la materia prima se nota que es de buena calidad. Sobre el tipo de cocina, decir que buscan platos clásicos  con un toque de originalidad y modernidad que consiga sorprender, pero por desgracia la sorpresa va decayendo para casi acabar en frustración. Los dos primeros entrantes no nos deslumbraron, los seis platos principales, fueron de mas a menos sobre todo los cinco primeros que adolecen de esa repetición de sabores. Y los postres, tampoco deslumbraron. Finalizamos con unos cafés bastante buenos.

Así que una vez finalizamos la comida, con esa sensación de que algo no estaba bien, es el momento de la reflexión, y no refiriéndonos al restaurante, ya que todo es opinable, y nuestra opinión es clara respecto al Lluerna, sino a qué se entiende por bueno, por malo, por exitoso en este complejo mundo de la restauración.

Michelin, TripAdvisor, Guía Repsol, etc..., las personas tomamos referentes ante lo desconocido. Imagino que muchos de los aficionados a esto de probar restaurantes encuentran locales por las referencias de terceros. Te lo puede recomendar un amigo, un compañero de trabajo, o dejarte llevar por "críticos contrastados" o webs supuestamente democráticas como Trip Advisor. Y en esta vorágine que supone el éxito de un local, desgraciadamente a veces no solo es un trabajo artesanal de ofrecer lo que sabes hacer, sino hacer creer que lo que sabes hacer es mejor que lo del otro y aprovechar que un posible cliente no dispone de vidas infinitas para visitar todo restaurante ubicado en el planeta Tierra. Y ahí nacen los galardones y premios endogámicos, las estrellas apagadas, los críticos snobs y los amigos bienintencionado con gustos pésimos a los que hicimos caso para después llevarnos una gran chasco.

Y la estrella Michelin es un ejemplo. Seguimos con interés cada año a los premiados, que reciben a nuestro entender el premio no a los mejores restaurantes, sino el premio a los restaurantes que mas gente querrá visitar desde ese día en proporción a la cantidad de estrellas recibidas. Creo que ninguno de los que vamos a comer a estos restaurantes premiados  conocemos a quienes lo decidieron, ni cual es el criterio global capaz de unificar tan preciado galardón. Como ejemplo, el Lluerna tiene el mismo premio que este restaurante barato de Hong-Kong, Tim Ho Wan, y sin demeritarlo, es difícil entender que tiene uno que ver con el otro, o sea, que base homogénea hay para otorgarles una paridad de un supuesto criterio unificado. Y en caso que la elección sea claramente subjetiva, ¿porque debemos fiarnos de este criterio y no otro?. Y esa subjetividad, ¿es honesta?.

No es nuestra intención hacer de oráculo, sino mas bien autorreforzar nuestra independencia y recordar que elegir referentes también es un arte que hay que aprender desde un primigenio criterio propio. Cada quien escogerá los suyos, creará sus propios "premios" y su lista top que servirá de referencia a otros que creerán que estás en lo cierto, o que no tienes ni idea. En nuestra lista Top, no esta el Lluerna, y por supuesto no se llevará ningún Degustón de Oro.



A favor: 
Indiferente: La comida
En contra: El cuarto de baño

Gasto por persona: 66,50 € (4 menús presentación, 4 servicio de pan, 1 agua, 1 vino rioja tentenublo blanco, 4 cafés)
Fecha y hora: Sábado, 14:00 9-Abril-2016
Ocupación: Prácticamente lleno

Calidad servicio: Explicativo, profesional
Comida: Platos degustación
Tipo Comida: Moderna, tradicional mediterránea, de autor
Ambiente: Minimalista, cómodo, pocas mesas, elegante
Ambiente Musical: Música ambiental volumen muy bajo


Puntuación Global: 5,46 sobre 10
Ambiente: 2,75/5 Comida: 3/5 Servicio: 3/5 Calidad/Precio: 2/5

0 comentarios :

Chen-Ji

jueves, mayo 05, 2016

Nombre: Chen-Ji
Dirección: C/Ali Bei, 65 (Barcelona) {MAPA}
Teléfono: 932.476.831
Horario: Todos los días de 12 a 24 h.
Página Web:   Sin web

 Tras comer en el Udon, nos vino a la mente este restaurante que hemos visitado en varias ocasiones, y que hasta hoy no habíamos comentado en el blog. Para nosotros éste es un claro ejemplo comparando ambas opciones de que siempre nos decantaremos por lo auténtico por encima de lo "fashion". O sea, lo importante siempre ha de ser la comida y sus sabores, sin olvidar otras valoraciones que hacen que un restaurante destaque por encima de los demás. Ahora, si la comparación es entre lugares similares cada uno con sus propios defectos, siempre ganará en nuestras preferencias el que ofrezca la mejor comida.

Comentar que el local es muy frecuentado por la comunidad china de Barcelona, sobre todo de los alrededores donde proliferan negocios de personas originarias de ese país. También en el perfil de sus clientes encontramos a gente joven, y en general a gente que disfruta de la comida china menos europeizada. En este caso no decimos asiática, ya que se centra en la gastronomía propiamente del país. Su carta es bastante extensa, y hay platos de todo tipo que difieren bastante del "típico chino" aunque también algunos los podemos encontrar. A parte de esta opción de carta, tienen un servicio buffet que nunca hemos probado con unos pocos platos que te sirven en una bandeja tipo militar. Comentar también que aunque su servicio de cocina no cierra, a ciertas horas y aunque el local es medianamente grande (son dos pisos), se forman colas en la entrada para comer.

El lugar no es bonito, es todo muy básico. Mesas de madera por doquier, juntas las unas a las otras. El curioso detalle de que no hay servilletas en las mesas sino las típicas cajas de pañuelos que compramos en el supermercado y también salsa de soja. Nada más, ni siquiera manteles individuales de papel. Una vez sentados, te atiende el camarero, que dependiendo quien te toque es difícil entenderse, incluso parecen desganados. En mas de una ocasión recordando otras visitas no hemos conseguido que nos trajeran o cubiertos si alguien los pide, bebida extra o algún plato que hay que insistir que no han anotado o no han entendido. Tendremos que aprender chino. Al menos su carta de platos también está en castellano e inglés.

Eso si, una vez te llega la comida que además no tiene ningún orden (te traen todos los platos que has pedido a la vez llenando la mesa), te olvidas de todas estas "pegas". Comimos sopa de tallarines con ternera (4,50 €), un platazo enorme con unos tallarines gruesos exquisitos hechos a mano, y un caldo con verduras y carne muy sabroso. Guo Tie (3,50 €), unos dumplings o empanadillas chinas buenísimas. Hemos probado en varios lugares, y en ningún lugar son como aquí. Un auténtico vicio. Y por último, gambas con verduras (6,50 €), un plato también cuantioso y de buen sabor, con variedad de verduras, soja, setas, etc... Acompañamos con un agua.

Entendemos pues el éxito del lugar, donde prima el buen sabor de su cocina, platos cuantiosos y a un precio muy económico. Por eso se llena de gente tanto autóctona como de origen chino que viene básicamente a comer bien, sin mas pretensiones. Para algunos esa autenticidad del lugar sera un handicap, para otros será una virtud. Nuestra recomendación es que sí es un lugar muy interesante, dónde probar muchos platos diferentes, pudiendo arriesgar o no. Hay suficiente variedad para encontrar lo que te guste. Lástima que el local, básico y el servicio un tanto perdido bajen la puntuación global final.



A favor: La comida
Indiferente: No te entienden bien y el local no es nada del otro mundo.
En contra: A veces hay mucha cola depende el horario

Gasto por persona: 10,65 € (2 sopas tallarines ternera, 1 Guo Tie, 1 Gambas con verduras, 1 agua grande)
Fecha y hora: Sábado, 12:55 29-Abril-2016
Ocupación: Vacío al llegar, se va llenando, puede haber cola

Calidad servicio: Desganado, problema con idioma
Comida: Casera china, raciones generosas, buenos sabores
Tipo Comida: China
Ambiente: Muy básico, estrecho depende la zona. Para comer e irse.
Ambiente Musical: Sin música


Puntuación Global: 5,71 sobre 10
Ambiente: 2/5 Comida: 3,5/5 Servicio: 2,25/5 Calidad/Precio: 3,75/5

0 comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...